Blogia
malkotxu

Vuelta a la normalidad...

Por fin ha terminado la locura navideña. ¡Qué alegría! Dejamos de gastarnos los cuartos haciendo regalos a los demás, para gastárnoslos comprando cosas que no necesitamos, eso sí, en las rebajas. En la tele se habla de inflación, de subida de precios, de gente vendiendo por internet los regalitos que no les gustan y de la cuesta de enero. Yo debo de ser de otro planeta porque, lo que es a mí, la cuesta de enero me dura todo el año. Menos en julio y diciembre, que hay paga extra.

Y hoy, vuelta a currar. Y encima es lunes. Hacía tiempo que no tenía una semana completa de trabajo. Entre los puentes de diciembre, Navidad, y todo esos festivos, lo más que había currado eran 3 días seguidos por semana... Y encima, en Pamplona, nos lo montamos de alucine... empezamos el 29 de noviembre con San Saturnino, el patrón de Pamplona (por mucho que os sorprenda: no, el patrón de Pamplona no es San Fermín), seguimos con San Francisco Javier, patrón de Navarra, y ya empalmamos con la Constitución, la Virgen y la que no lo es... Una gozada... que ya pasó. 

Así que aquí me tenéis, afrontando un nuevo año, con un día más de curro y menos puentes y festivos, que este año cae todo en sábado. ¡Dichosos bisiestos! ¡Me lo descolocan todo!

A lo que iba. Que hoy vuelta al curro y con más ganas de tocar las narices que nunca. Mi jefe (ese señor al que he visto 10 veces o menos en el año y pico que llevo aquí, y que está siempre en Bilbao) se ha tirado toda la mañana pidiéndome informes y más informes que puede obtener él solito, por su cuenta. Y yo copiando y pegando, haciendo tablas de excel y poniendo colorines, como si me fuera la vida en ello. En el fondo me lo he pasado bien, porque este trabajo es de un tedioso que te mueres, y por lo menos he estado entretenida. 

Me quedan casi cinco horitas de curro ahora, me espera una tarde impresionante. Mi horario deja mucho que desear, la verdad. Después me voy al cine con mis compañeros de piso, que teníamos ganas de salir un rato. Haremos un poquito más pronunciada la cuesta de enero. O la cuesta de todo el año. O lo que sea. Porque, como decía un amigo mío: "La violencia en el cine comienza con el atraco en la taquilla". 

Así que voy a volver a brindar, que es algo que pretendo hacer mucho durante este año. Aunque Juan Pardo lo dijese de otra manera, yo canto que "con un sorbito de champagne, lo malo se traga mejor...". Brindo, pues, por la Navidad que terminó, por los puentes que no voy a tener, por este año un poquito más largo, por mi jefe dándome el coñazo, y por mi eterna cuesta de enero. 

 

¡Salud! 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

terremoto-61.blogia.com -

Ja! me rìo yo de la cuesta de enero...!si tienes dinero gastas y si no no lo gastas y punto, pero cuesta? la que tenemos los padres en septiembre cuando hay que comprar los libros, material,matrìcula y ropa para nuestros hijos en edad escolar, tengan la edad que tengan, porque de èsto no puedes pasar aunque no tengas dinero y de las rebajas, pues si no hay no compras y punto...ains què dura es la vida del pobre pondiosssssssss ;) jejeje

Besitos con sabor a cava

Brindo contigo mi niña chin...chin!!!!!!por un año lleno de ilusiones y muchas ganas de hacerlas realidad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres